Descartes 466 Int. A, Col. Villa Universidad, C.P. 80010 Culiacán, Sinaloa, México
+52 (667) 753-1584


Culiacán, Sin. México, DF.

1416433200.jpg

Rehabilitación Intervencionista. Fundamentos y Técnicas
Autor(es)

J.M. Climent / P. Fenollosa / F.M. Martín del Rosario

Reseña

PRÓLOGO DEL LIBRO REHABILITACIÓN INTERVENCIONISTA

La rehabilitación intervencionista, todavía no muy extendida en nuestro país, constituye una subespecialidad médica de la Medicina Física y Rehabilitación. En Estados Unidos las Especialidades que abarcan este campo son Anestesiología, Medicina Física y Rehabilitación, Neurología, Psiquiatría y Medicina Interna y la formación se constituye a través de un fellowship específico, considerándose una subespecialidad interdisciplinaria.

Las técnicas intervencionistas en Rehabilitación, constituyen un puntal fundamental para nuestra especialidad y tienen un largo recorrido. Incluyen todos aquellos métodos diagnósticos y terapéuticos mínimamente invasivos, aplicables básicamente al abordaje del dolor, la patología muscoloesquelética y neurológica.

Existe todo un arsenal de técnicas reproductibles y accesibles al médico rehabilitador como: los bloqueos, las infiltraciones guiadas con toxina, movilizaciones bajo anestesia, procedimientos mínimamente invasivos, infiltraciones epidurales, radiofrecuencia y bombas, entre otras, con el objetivo de mejorar la función y aliviar el dolor.

No obstante, en demasiadas ocasiones, su aplicación ha sido encomendada a especialistas ajenos a la rehabilitación, fundamentalmente anestesiólogos, de esta manera el tratamiento de pacientes con dolor musculoesquelético, tan frecuente en nuestro medio, se ha fragmentado, hecho que puede afectar la calidad de los resultados.

Por el contrario, la incorporación decidida de estas armas terapéuticas en nuestra especialidad, supondrá un revulsivo en tanto que aumentará su eficacia y su eficiencia, no en vano el objetivo final en los pacientes musculooesqueléticos es recuperar la funcionalidad, por tanto, el tratamiento del dolor debe supeditarse a dicho objetivo.

Por otra parte, el proceso rehabilitador de un paciente neurológico con secuelas motoras se ve limitado con frecuencia por la aparición de complicaciones musculoesquéleticas de diferentes tipos que ocasionan importante morbilidad, limitan la participación en los tratamientos rehabilitadores y probablemente retrasan la consecución de los objetivos planteados y comprometen los resultados finales.

De entre estas complicaciones y en el caso de ictus, destacan la presencia de espasticidad en las extremidades del lado afectado y el dolor, en especial el hombro doloroso del hemipléjico.

A nivel de la extremidad inferior, la presencia de deformidades secundarias a espasticidad puede limitar el apoyo correcto y seguro de la extremidad y la progresión en la reeducación de la marcha, hay que destacar el beneficio de la toxina botulínica para tratar la deformidad del tobillo y pie, que compromete el apoyo y dificulta la ortetización.

La presencia de espasticidad, ocasiona síntomas asociados que limitan la función activa y pasiva y que pueden interferir en la aplicación de terapias que exigen unos requisitos mínimos para su aplicación como la terapia por restricción del lado sano, las terapias robóticas o simplemente la reeducación orientada a tareas.

El tratamiento con infiltraciones con toxina botulínica tipo A se ha demostrado útil para tratar la sintomatología asociada a la rigidez espástica en forma de dolor, deformidad postural, mejorar la función pasiva y menos frecuentemente la función activa, con unos beneficios para el paciente y sus cuidadores que se mantienen en el curso evolutivo con tratamientos periódicos.

Además del tratamiento de las secuelas relacionadas directamente con la espasticidad tanto en la fase subaguda como crónica, podemos tratar los síndromes dolorosos de la extremidad de manera habitual con procedimientos intervencionistas, muchas veces en sesiones simultáneas a los tratamientos de denervación.

Por estos motivos, consideramos que las técnicas de rehabilitación intervencionista son de máxima utilidad en nuestra práctica clínica.

Los especialistas en rehabilitación somos los profesionales que mejor podemos planificar la idoneidad y la inserción de las técnicas intervencionistas en el continuum del proceso rehabilitador, enriqueciendo nuestro arsenal terapéutico.

La implementación de este modelo tiene un importante impacto profesional e implica toda una serie de retos para nuestra especialidad, tanto a nivel de concepto, como de formación y de dotación tecnológica de nuestros servicios, haciendo más consientes nuestras competencias. Todo ello, contribuye claramente a un mejor posicionamiento de nuestra especialidad en un entorno tan complejo como el actual.

En este sentido, el presente libro es una aportación extraordinaria que estoy segura contribuirá a sentar las bases de modelos más avanzados y eficientes.

Roser Garreta Figuera

Presidente electa de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física.

Leave a reply